Las manifestaciones literarias de la novela en el siglo XVI fueron: a) la novela caballeresca, b) la novela pastoril o amorosa, y c) la novela picaresca.

  “La vida de Lazarillo de Tormes, de sus fortunas y adversidades” es la máxima representación de la novela picaresca española del Siglo XVI. Apareció en 1554, de autor desconocido.

 Está escrita en forma autobiográfica. El protagonista es un “pícaro” que va pasando a través de distintos amos. A la vez que se demuestra la realidad social de la época, se hace una sátira de ciertas situaciones y hay una crítica a ciertas situaciones del clero y de la nobleza de la época.

 Es un relato  en primera persona de episodios de la vida del protagonista que vienen a justificar su situación final poco afortunada. “Lazarillo de Tormes” consta de siete tratados, en su paso a través de nueve diferentes amos. Es un tipo de literatura popular. Si bien hay quienes definen al “pícaro” como amoral, a Lázaro el lector llega a quererlo, y justificar ciertas travesuras, pues la causa que lo lleva a actuar así es el hambre y la necesidad de supervivencia.

 La lengua utilizada es el Castellano que si bien ya es una lengua que ha evolucionado, que dejó atrás el Romance, pero el lector encontrará usos y giros propios de la lengua de comienzos del Renacimiento.